miércoles, 20 de septiembre de 2017

Denuncian sobreprecio en obra pública de Vidal que favorece a candidato de Cambiemos.


Durante la última sesión del Concejo Deliberante de Avellaneda, el concejal Daniel García, del bloque Podemos, mostró documentación con sobreprecios que favorecen a la empresa del padre del candidato a diputado provincial Lucas Yacob.

Durante la sesión del pasado viernes, en la que se aprobó un pedido de informes al gobierno de María Eugenia Vidal por asimetrías notables entre los fondos que reciben los municipios gobernados por Cambiemos en comparación con Avellaneda y otros distritos opositores, el autor de la iniciativa, Daniel García (Bloque Podemos), mostró documentación que prueba el pago de sobreprecios por parte de la gobernación bonaerense a la empresa C.O.V.Y.C. S.A., cuyo titular es Daniel Osvaldo Yacob, padre del candidato a diputado provincial macrista Lucas Yacob.

Según la documentación presentada por García, mientras para tareas de Mantenimiento y Pavimentación, la Municipalidad de Avellaneda abonó $1582 por metro cuadrado de pavimento de hormigón con cordón integral, el gobierno provincial le pagó $2.197 a C.O.V.Y.C. S.A. por la misma tarea, con un sobreprecio del 39 por ciento.

Por trabajos de bacheo en hormigón, el municipio le pagó a la empresa $2259 por metro cuadrado, mientras que el gobierno de Vidal le abonó $3278,83, lo que significa un sobreprecio del 45%.


Y, siempre según el cuadro presentado por el concejal que mostramos en esta nota, el padre del candidato macrista cobró $574 por metro cuadrado de fresado y recapado en carpeta asfáltica por parte de la Municipalidad de Avellaneda, mientras que la Provincia le pagó $842,98 por el mismo trabajo, es decir, un 47% más que el municipio.

El concejal García se preguntó "dónde va esa plata que el gobierno de María Eugenia Vidal le paga de más a toda la familia Yacob".

"Si tenemos en cuenta que el 16 de Febrero de 2016 es la fecha de constitución de la empresa C.O.V.Y.C. S.A., todo parece indicar que fue formada para recibir este pago de sobreprecios por parte de la Provincia", denunció García.


"Siendo el propietario de la empresa el padre del candidato a diputado provincial Lucas Yacob -finalizó el edil- el tema es doblemente grave y merece explicaciones por parte de los involucrados, incluida la gobernadora. No sea cosa que Yacob esté preservando la herencia".

FUENTE: AGENCIA EL VIGIA

martes, 19 de septiembre de 2017

Macrilandia: la transición a la posdemocracia.


Un temblor recorre Sudamérica. La región vive uno de los inviernos más calientes que se recuerde. Hierve. Y puede reventar.

Los detractores de la paz en Colombia amenazan con regresar al gobierno, mientras el tejido geopolítico que sostuvo los acuerdos se desfleca desde que Donald Trump reside en la Casa Blanca.

Venezuela se cocina en su propia salsa. Las mediaciones que intentan poner cordura al enfrentamiento entre chavismo y oposición volaron por el aire. Ni el Papa le encuentra el agujero al mate bolivariano.

En el mastodonte brasileño una guerra encarpetada se libra entre jueces y políticos, con la clase empresaria corrupta como mascarón de proa. Mientras un presidente golpista y con el más bajo índice de apoyo que se recuerde, avalado por un parlamento brumoso, introduce modificaciones estructurales sin despeinarse.

Entretanto, Argentina ha sido cautivada por un experimento inédito, que erotiza a las élites del Continente. Cambiemos es la vanguardia de la lucha contra el populismo latinoamericano. Y ha logrado ser convincente entre los sectores populares. Pero deberá plasmar, algún día, su promesa de futuro luminoso con mejoras palpables en el presente económico. Mientras tanto seguiremos conteniendo la respiración a la espera de los comicios de octubre, que sellarán la suerte de Cristina Kirchner. A quien el oficialismo, buena parte de la oposición, el núcleo duro del sistema judicial, los principales medios de comunicación, más la crema y nata del empresariado, sindicaron como la enemiga número uno de la República.

Lo que hay de común en este apretado resumen es la mutación de los sistemas políticos hacia un territorio desconocido, donde ya no hay brújula cierta que garantice la gobernabilidad.



El ciclo de los gobiernos de izquierda o populares atraviesa una larga agonía. Su desenlace inminente, ya sea que expire o resucite, obliga a extraer algunas conclusiones.

La matriz económica que estrangula a los países del continente permanece en su esencia inmaculada. La oligarquía posmoderna constituida por un puñado de multinacionales, jugadores financieros y operadores locales conserva el control de los recursos estratégicos y digita el tipo de inserción en el mercado mundial. Lejos de un proyecto de desarrollo nacional, más lejos aún de la tantas veces cacareada integración regional, el bienestar de los pueblos danza al compás del precio de los commodities. Que está a la baja.

La corrupción endémica no distingue banderías ideológicas ni respeta fronteras porque su raíz es orgánica. Por supuesto que hay personajes miserables que se enriquecen impúdicamente mientras vociferan que darían su vida por las mayorías. Pero el meollo del problema está en las instituciones contemporáneas. La crisis de representación que envilece a los poderes donde se decide nuestro destino se ha tornado casi una obviedad. Los partidos se derriten y la ruina de los saberes políticos tradicionales parece irreversible.

La nueva derecha ha sido más inteligente para sintonizar con el sentimiento de las multitudes. Y por ahora le alcanza con el cálculo infinitesimal de la opinión pública para esterilizar la indignación y consolidar los privilegios. Mientras sus opositores se lamentan por un supuesto paraíso perdido. Pero cuando tenga que mostrar soluciones, en el marco de una crisis que no da tregua, revelará su verdadero espesor y sentido histórico. Que a día de hoy parece enclenque.



Con más de tres de décadas de maduración, en la plenitud de sus capacidades y habiendo cobijado modelos de muy distintos signos ideológicos, las promesas básicas de la democracia permanecen insatisfechas. Las desigualdades y la pobreza, por poner un ejemplo, se han tornado insuperables. El armamento en la población crece y el Estado no puede garantizar la vida de los ciudadanos (especialmente cuando se trata de las ciudadanas). Ni siquiera logran consolidarse algunos consensos que aglutinen a la clase política en función de un centro, por lo que una y otra vez recrudecen la polarización y el enfrentamiento. De norte a sur los gobiernos de la región comienzan a hablar, otra vez, de terrorismo y preparan dispositivos represivos para tiempos de excepción.

El futuro parece estar en manos de las corporaciones. En los países que propugnan el socialismo del siglo veintiuno, las Fuerzas Armadas devienen reaseguro de la estabilidad política y depositarias de la soberanía nacional. Una voltereta de la historia cuyos efectos se nos escapan. En las repúblicas conducidas por el liberalismo recargado la única verdad es la que producen las cofradías judiciales y los medios de comunicación de masas: todo el poder al espionaje y la manipulación. Mientras el control del gasto público adquiere estatuto constitucional, y la modernización productiva es sinónimo de hiperexplotación y precariedad vital.

Hace poco escuchamos una fórmula que, a falta de algo mejor, utilizamos para concluir este áspero manifiesto: frente al pesimismo de la nostalgia, es preciso oponer el optimismo de la desobediencia.

Colectivo, Revista Crisis.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Macrilandia: Dujovne, ministro de economía, defiende su derecho a guardar su dinero en el exterior.


Sin ningún tipo de duda o resquemor el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, justificó que el 83% de su patrimonio se encuentre radicado en el exterior al sostener que la declaración jurada que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA) corresponde al ejercicio del 2016, cuando él no era funcionario público.

"Un funcionario tiene todo el derecho del mundo a tener su dinero en el exterior", aseguró Dujovne, "la (declaración) del año que viene va a ser distinta”.

“En mi caso, estando en el exterior, está en un 90% invertido en activos argentinos, está en un banco de afuera, invertido en acciones y bonos de Argentina, porque realmente confío en este proceso", justificó Dujovne en declaraciones a radio Metro.

De acuerdo a las declaraciones juradas de los integrantes del gabinete nacional, Dujovne y el titular de la cartera de Energía, Juan José Aranguren, son los dos funcionarios con más dinero invertido en el extranjero.

En el caso del reemplazante de Dujovne, los activos en el extranjero son por $80,4 millones sobre un patrimonio total valuado en $ 97 millones. Sin embargo, a pesar de las explicaciones de Dujovne, en la declaración jurada no consta que el 90% del patrimonio está invertido en acciones y bonos argentinas.

Según informó ante la OA, además de ser propietario de un un lote en Uruguay valuado en $5 millones, tiene cuentas bancarias en moneda extranjera por el equivalente a $55 millones y participaciones en dos sociedades que ingresaron a su patrimonio el año pasado: Florentine Global ($ 20,1 millones) y Para BIen SA ($ 582 000).

"Nosotros pensamos que la Argentina ofrece enormes oportunidades para la inversión directa, para los que vienen a invertir en activos financieros y, digamos, esas oportunidades están basadas en lo atractivo que ofrece hoy el país y no en la coerción", replicó Dujovne luego de ser consultado porque los inversores deberían traer su dinero si los ministros no hacen.

"Lo que puedo decir es que estamos hablando de mi declaración de cuando no era ministro. Eran activos esencialmente argentinos, por más que estuvieran en un banco del exterior, lo cual es totalmente indistinto, porque pueden estar tanto en un banco de afuera como en uno de acá, pero están generando crédito en Argentina", insistió.

Otros funcionarios con activos en el extranjero, como Federico Sturzenegger, sí informaron inversiones en bienes argentinos desde bancos del exterior. El titular del Banco Central indicó que tiene obligaciones negociables y acciones de IRSA, YPF y PAE, entre otras.

Por si esto fuera poco, en la misma intervención pública, Dujovne no sólo mencionó las palabras "reforma laboral" sino que agregó "va a ser muy importante para la Argentina".

Señores, esto es Macrilandia.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Macri condona deuda de Aranguren en impuesto a la riqueza


Según denunció el diputado Rodolfo Tailhade, el ministro de Energía debía más de $200.000 del impuesto a la riqueza, por lo cual la AFIP decidió iniciarle juicio y embargarle bienes. Sin embargo, 6 meses después el Presidente se enteró del tema y le ordenó al titular del organismo recaudador "desistir" de las medidas.

Cuando parecía que la marea de los escándalos había bajado para el ministro más cuestionado del Gabinete de Cambiemos, el gobierno PRO encabezado por Macri ordenó a la AFIP desistir de un juicio y levantar un pedido de embargo contra el titular de Energía, Juan José Aranguren, por deudor moroso en una causa por evasión fiscal.

La grave maniobra fue difundida por el diputado nacional por el FpV Rodolfo Tailhade, quien publicó el mandamiento de intimación de pago por una deuda con el organismo recaudador de $201.477 de impuesto a la riqueza.

La información se desprende del anuncio de embargo llevado a cado en el juzgado Federal 2 en lo Civil Comercial Contencioso Administrativo a cargo de Martina Forns, la misma jueza que había aceptado una cautelar contra el aumento indiscriminado de la tarifa de luz ejecutado por el cuestionado Aranguren.

La Justicia ordenaba a Aranguren que, en un plazo menor a cinco días, presente anteposiciones a la demanda para evitar la ejecución de bienes, pero sin que el ministro argumentara absolutamente nada, la medida judicial se cayó. "De inmediato la AFIP dispone 'desistir del juicio y levantar el embargo', sin que existiera ninguna presentación de Aranguren", precisó Tailhade.


El legislador detalló cómo se sucedieron los hechos que llevaron a que, por orden de Macri, Aranguren pasara de deudor perseguido por la propia AFIP PRO a ser perdonado por ese mismo organismo recaudador. Los problemas judiciales para el exCEO de Shell comenzaron el 15 de febrero cuando el funcionario decidió no pagar los más de $200.000 de impuesto a los bienes personas que adeudaba.


Por ese cumplimiento, el titular de la AFIP, Alberto Abad, ordenó que se le iniciara una demanda y le embargaran bienes. Sin embargo, según Tailhade, a comienzo de agosto, Macri se enteró de la situación a través del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y ordenó al jefe recaudador que retrotraiga la decisión. Tras el pedido del jefe de Estado, el organismo condonó la deuda por $201.477, de acuerdo a la acusación del diputado.

"Mientras tanto vos preparate para pagar hasta el último centavo del nuevo tarifazo de Aranguren. Macri no te va a perdonar nada", fustigó Tailhade a través de Twitter.


Al ministro de Energía, hombre encargado de los fuertes tarifazos a los servicios públicos, parece no faltarle dinero: es el tercer funcionario más acaudalado del Gobierno, detrás de Gustavo Arribas y Luis Caputo. A pesar de haber vendido los $16 millones en acciones que tenía en la petrolera privada de la que supo ser CEO, incrementó sus depósitos en Estados Unidos de $49 a $60 millones. Entre bienes, depósitos y dinero su fortuna pasó de $86.685.999 a fin de 2015 a $104.784.376 a fin de 2016.

FUENTE: POLITICA ARGENTINA

viernes, 15 de septiembre de 2017

Imputan a Aranguren por el nombramiento del subsecretario de Energía Hidroeléctrica.


La fiscal federal Paloma Ochoa requirió el viernes 18.08.2017 el inicio de una causa penal contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, por el nombramiento de un subsecretario de Estado que regulará las represas en Santa Cruz.

Fuentes judiciales informaron que la funcionaria del Ministerio Público también incluyó en su dictamen al otro denunciado, el subsecretario de Energía Hidroeléctrica, Jorge Hugo Marcolini, que antes habría sido directivo de Ingeniería y Asistencia Técnica Argentina SA (IATASA).

Ochoa requirió al juez federal Sebastián Ramos que impulse la causa penal contra los tres funcionarios, que habían sido denunciados en julio pasado por el senador Fernando "Pino" Solanas y el titular de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, Enrique Viale.

La denuncia pidió que se investigue si Aranguren, Alonso y Marcolini incurrieron en los delitos de "abuso de autoridad" y, otra vez, "negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas".

Según la denuncia Marcolini "como director de la empresa IATASA (Ingeniería y Asistencia Técnica Argentina SA) fue el responsable de realizar el informe ambiental de la obra" de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic sobre el río Santa Cruz.

"La misma persona que realizó el informe (Marcolini) en forma privada; ahora, como funcionario público, es el encargado de aprobarlo. Con una mano (privada) realiza el informe y con la otra mano (pública) lo aprueba", agregó.

Según la denuncia fue "ilegal la designación de Marcolini como funcionario", y "está conectado con la voluntad política de que este continúe a cargo de una obra que recomendó y avaló como profesional privado y así avanzar con este monumental proyecto hidroeléctrico a cualquier costo".

Además, la denuncia aseguró que Alonso "tiene cajoneada en la Oficina Anticorrupción desde noviembre del año pasado una denuncia de las ONG's sobre este conflicto de intereses de Marcolini".

miércoles, 13 de septiembre de 2017

MACRILANDIA: Endeudamiento inédito.


El balance comercial contabiliza uno de los déficit más elevado de la historia argentina. La cuenta corriente de la Balanza de Pagos alcanza uno de los mayores desequilibrios registrados. La cuenta de servicios también es muy negativa. La fuga de capitales está en el rango de los máximos anotados. La inversión extranjera directa no aporta sustanciales dólares netos a la economía puesto que la remisión de utilidades a las casas matrices es casi equivalente. Este inmenso agujero de las cuentas externas, el histórico talón de Aquiles de la economía argentina, está siendo cubierto por un inédito endeudamiento en dólares en monto e intensidad en tan corto período. Mientras el análisis económico convencional se entretiene con que si se cumplen las imaginarias metas de inflación del Banco Central y presenta un leve rebote estadístico como el comienzo de un ciclo de crecimiento sostenido, el saldo de la economía en 21 meses del gobierno de Macri es de un desequilibrio externo inquietante.

La disputa electoral, la obsesión con cualquier cosa que pueda ser asimilada a la letra K, la desmesurada discusión con los fantasmas del populismo y las evaluaciones superficiales acerca de la actual evolución de la economía desplazan la atención acerca de la cuestión central: el profundo y peligroso déficit de las cuentas externas, que está siendo maquillado con la emisión desaforada de deuda en dólares. Esos déficit han sido históricamente el origen de las crisis más fuertes de la economía argentina con traumáticas consecuencias sociolaborales.

Quienes saben que es inviable el actual sendero económico lo relativizan diciendo que el mercado financiero internacional seguirá asistiendo a la Argentina, por lo menos, en los próximos dos años. Consideran que seguirá abierto el canal de financiamiento externo vía la banca internacional o, si es necesario, con los organismos multilaterales como el FMI y el Banco Mundial. Es una apuesta riesgosa por la inestabilidad de la economía mundial y, fundamentalmente, porque la percepción de la banca internacional sobre la situación argentina puede ser tan volátil como las cotizaciones de acciones y bonos. De un día al otro puede cerrarse el grifo de dólares, como en 1989 y en 2001, y el hombre alto, rubio y de ojos celestre se convierte en un presidente que no sabe modular, construir una frase coherente y no supo gobernar.

Balance
El intercambio de bienes con el exterior acumula un desequilibrio de 3428 millones de dólares en siete meses, que proyectado en el año lo ubica en uno de los déficit más elevados de la historia desde que se tiene registro (1910). Evaluar si es récord en términos nominales o uno de los más elevados en dólares constantes en 107 años es una sutileza que desvía la atención acerca del riesgo de esa tendencia. Concentrar el análisis en cuál es el orden de ese ranking evita apuntar a lo importante: la confirmación del fracaso teórico y práctico de ortodoxos y heterodoxos conservadores que postulan que las devaluaciones mejoran el comportamiento de las exportaciones. Si además se desarticulan las políticas de administración del comercio exterior y se liberan las importaciones, como lo ha hecho el gobierno, el sendero de la balanza comercial es de un desequilibrio creciente.

Al sumar el movimiento de rentas y de servicios se obtiene el resultado de la Cuenta Corriente y al agregarse el flujo de fondos especulativos y de inversión extranjera directa se alcanza la Cuenta Capital que completa la Balanza de Pagos. El Indec la define como un estado estadístico que resume sistemáticamente las transacciones económicas entre residentes y no residentes desagregadas en reservas internacionales, cuenta corriente, capital y financiera. Es una radiografía amplia del flujo de fondos de la economía. La cuenta corriente refleja el concepto de ahorro externo, o sea el endeudamiento neto de una economía con respecto al resto del mundo. Es el saldo más genuino de la situación del sector externo, lo que permite estimar la fortaleza o debilidad de la economía. Datos oficiales informan que en el primer trimestre de este año, el déficit de la cuenta corriente sumó 6871 millones de dólares, casi el 50 por ciento del monto de todo el 2016 (149.012 millones).

Este saldo negativo, que anualizado también lo colocaría entre los más abultados de la historia económica local, permite exhibir otra vez la debilidad teórica y práctica de las corrientes económicas dominantes que promueven la apertura comercial y financiera como la principal herramienta de convocatoria al capital. El gobierno de Macri ha concretado medidas pro mercado con un entusiasmo descomunal y ha fracasado: la inversión extranjera directa es igual o menor al monto de la remisión de utilidades a las casas matrices. El aumento del déficit de cuenta corriente es consecuencia del incremento en los pagos de intereses por mayor deuda y por la apertura comercial.

La consultora ortodoxa Economía & Regiones hizo un resumen de los montos acumulados en el sector externo en la gestión económica de la Segunda Alianza que son impactantes. Los enumera del siguiente modo, desde enero de 2016: hay fuerte toma de deuda externa (acumula 37.120 millones de dólares), la inversión extranjera directa está estancada (suma 4108 millones), la fuga de capitales del sector privado no financiero es creciente (la formación de activos externos totaliza 20.103 millones) y hay un déficit de cuenta corriente cambiario que se profundiza (-23.197 millones). No lo dice pero lo deja implícito: si esa tendencia no se altera, la evolución de las cuentas externas es explosiva.

El último informe de la heterodoxa FIDE describe esta situación con precisión. Afirma que se están acentuando todos los componentes estructurales de la restricción externa y que ese proceso es “la contracara del ‘set’ de políticas pro-mercado”. Los datos duros del sector externo son indiscutibles y sólo quienes están obsesionados con el kirchnerismo minimizan o directamente los ignoran para no debilitar el proyecto político del macrismo. La fuga de capitales, el déficit comercial y los desequilibrios en las cuentas de rentas y servicios han alcanzado niveles críticos, entre los máximos históricos, y no existen señales que permitan augurar una reversión de esas tendencias.

Placebo
“El endeudamiento disimula la velocidad y la peligrosidad de esta dinámica, pero la erosión en las reservas internacionales manifiesta con claridad que se trata de un placebo de corto plazo”, se menciona en el reporte de FIDE. Para agregar que se trata de una dinámica fuertemente inestable, ya que a la fuga de capitales se suma un deterioro creciente de todos los componentes de la cuenta corriente. El déficit de los servicios reales y financieros se ubica entre los máximos históricos “y esta brecha se ve agudizada por la ampliación del desequilibrio comercial”.

La consultora Abeceb detalla que en los primeros siete meses del año, las importaciones crecieron 29,9 por ciento y las exportaciones apenas 1,4 por ciento, lo que arroja el déficit comercial mencionado al comienzo de 3428 millones de dólares. La magnitud de este déficit queda en evidencia cuando el saldo fue superavitario en 1020 millones de dólares en el mismo período del año pasado.

En el suplemento Cash de esta edición, Santiago Fernández y Mariano Kestelboim advierten que este año puede anotar el déficit de cuenta corriente más elevado desde la última dictadura militar. En 1980 y 1981 había alcanzado el 6,2 y 6,0 por ciento del Producto Interno Bruto, respectivamente, según cifras del Banco Mundial. Calcularon que si se mantiene el actual ritmo de déficit de cuenta corriente del primer trimestre, el saldo negativo superaría los 27.400 millones de dólares, equivalente a entre el 5 y el 6 por ciento del PIB de 2017. Es un desequilibrio impresionante que el placebo de la deuda permite disimular.

Para financiar ese déficit la deuda en moneda extranjera seguirá aumentando y así se seguirá girando al exterior sin restricciones dividendos y facilitando las importaciones. Dos sectores privilegiados por la política económica están acumulando déficit comerciales crecientes. El energético anotó un saldo negativo de 1916 millones de dólares en el segundo trimestre de este año, 38 por ciento más que en igual período de 2016. Y el automotor aumentó de 60 a 70 por ciento la participación de unidades importadas vendidas en el mercado local. Con la desregulación total del mercado cambiario seguirá sin límites la posibilidad de comprar dólares. El endeudamiento externo es el único sostén de este esquema económico inestable.

Todos los componentes de la cuenta corriente muestran mes a mes un mayor deterioro. El ingreso de capitales especulativos, además de la emisión de deuda en dólares, permitió compensar ese déficit externo. Pero en este año la fuga de capitales ha empezado a adquirir mayor velocidad superando en varios meses la entrada de dólares para participar de la bicicleta financiera diseñada por el Banco Central. En julio, el último mes con registros oficiales, un millón de personas compraron 3000 millones de dólares, 200 mil individuos más respecto al mes anterior, la mayor cantidad desde enero de 2016. La compra de billetes fue de 17.906 millones en siete meses del año. En los mismos períodos del año anterior, las sumas fueron 1414 y 9656 millones de dólares, respectivamente. Esto significa que en 2017 se duplicó la compra de dólares. Las operaciones netas –descontando las ventas– totalizaron 10.152 millones de dólares, 36 por ciento más que en el lapso enero-julio de 2016.

Las traumáticas experiencias en la economía argentina enseñan que los profundos desequilibrios del sector externo, como el que se está desplegando en la administración macrista, culminan en crisis de proporciones dañando el aparato productivo y la estructura sociolaboral, dejando una pesada mochila de deuda externa que termina limitando aún más los estrechos márgenes de autonomía de una política económica reparadora.

Alfredo Zaiat.