sábado, 26 de mayo de 2018

Macri,Caputo y BlackRock.


La anécdota la cuenta una ex empleada de BlackRock; se trata de un comentario de esos que se refieren en la máquina de café. Larry Fink, el dirigente del fondo mundial más poderoso, viajaba en su avión con destino a Europa. Cuando sobrevolaban el Atlántico, le pidió al comandante que pusiera rumbo a Alemania. Telefonea al dirigente de la compañía en Frankfurt y exige una entrevista con Angela Merkel. Si es posible, en cinco horas, cuando aterrice.

El empleado actúa presto, pero no logra la esperada cita. A cambio le propone un premio de consolación: el vicepresidente del fabricante de BMW, sólo para él. La entrevista empieza, las palabrerías se suceden, pero en ese momento Larry Fink saca de nuevo su teléfono y prepara su próxima cita; dejó sin palabras a su interlocutor.

Semejante forma de actuar del fundador ilustra el poder de la empresa. Hijo de un vendedor de zapatos y de una profesora de inglés, fundó su empresa hace 30 años, junto con una decena de colegas, después de entrenarse en un banco de negocios neoyorquino. A los 65 años, es multimillonario. Y su fondo gestiona 6,2 billones de dólares en activos, un tercio de ellos en Europa.

Fundamentalmente, este dinero procede de los fondos de pensiones, sobre todo de los funcionarios californianos y neoyorquinos. Todos tienen pensiones de jubilación por capitalización y esperan ver cómo fructifican sus propios ahorros, que completa el empleador con una gestión activa de BlackRock en los mercados financieros.

El fondo da empleo a 13.900 personas en una treintena de países, encargados de vender productos financieros y de invertir en nuevas empresas. Pero con el paso de los años, sobre todo desde la crisis financiera, ha aumentado su poder más allá de la gestión de activos: es auditor de bancos –por petición de las autoridades de regulación– y asesor de Estados en privatizaciones. En otoño de 2017, el gobierno francés le invitó a participar en el “comité de Acción Pública 2022” (CAP 2022), una especie de segunda comisión Attali, pensada para dibujar el futuro del Estado. Y en las bambalinas europeas, se mueve mucho para oponerse a cualquier tentativa de regulación.

En Europa, BlackRock es un nombre que no dice nada fuera del mundo financiero. El universo de los gestores de activos y sus oscuros fondos indexados parecen reservados a los iniciados. Pero su poder impresiona: hablar de BlackRock con los actores de las finanzas, ya sean administradores, pequeños y grandes partícipes o gestores patrimoniales, supone correr el riesgo escuchar infinidad de negativas por respuesta (más o menos corteses).

Sólo en Francia, este fondo tiene acciones en numerosas filiales; posee un porcentaje variable (de entre el 5 y el 10%) de Eiffage, Danone, Vinci, Lagardère, de Renault, Peugeot, Société Générale, Axa, Vivendi, Total, Sanofi, Legrand, Schneider Electric, Veolia, Publicis, etc. BlackRock es el accionista, a menudo principal, de al menos 172 de las 525 empresas francesas que cotizan en Bolsa. Y de 17.000 empresas en el mundo. Y no olvidan votar en cada asamblea general.

“Tan pronto como BlackRock aparece entre los accionistas, la empresa deja de ser del montón y logra prestigio”, resume el periodista Grégoire Favet, acostumbrado a ver pasar al mundo de las finanzas francesas por el plató de su programa de BFM Business. “Cuando eres Larry Fink, puedes hablar de tú a tú con la directora del FMI o con un jefe de Estado”. Desde que Emmanuel Macron es presidente, Fink ya ha sido recibido dos veces en el Elíseo.


Rescatador durante la crisis financiera
BlackRock, compañía creada en 1988, consiguió su poder actual gracias a la crisis financiera de 2008. Con el hundimiento de Lehman Brothers, Wall Street entró en caída libre: nadie sabía cuáles eran los miedos de las miles de carteras financieras; lo que se ocultaba detrás de los derivados; lo que era o no tóxico; peligroso o no.

BlackRock comprende de inmediato el rédito que le puede sacar a esta situación. Desde su creación, la firma desarrolló internamente su propia herramienta de gestión de riesgos, Aladdin. “Es capaz de analizar los riesgos de inversión en cualquier acción; de ver dónde hay que vender obligaciones para obtener los mejores precios, de hacer seguimiento a todas las transacciones, combinar todos los datos para encontrar las informaciones esenciales para los inversores”, explica The Financial Times.

Gracias al pánico desatado, BlackRock pone a disposición de otras compañías financieras su herramienta de gestión de riesgos. Aunque no de forma altruista, claro. Pero el fondo también ofrece sus servicios a las autoridades financieras. Estas recurren a él para elevar la salud de grandes entidades bancarias consideradas sistémicas: el banco de inversiones Bear Stearns, el gigante de los seguros American International Group y el holding financiero Citigroup. BlackRock también consigue un contrato para vigilar a Fannie Mae y Freddie Mac, los organismos públicos estadounidenses especializados en crédito hipotecario que el Gobierno federal acababa de rescatar.

En 2009, los políticos comienzan a hacerse preguntas. “¿Cómo es posible que una única empresa se encuentre cualificada para gestionar estos activos recuperados por el gobierno?”, cuestionaba entonces el senador republicano Charles Grassley. Auditar para lo público e invertir en el privado; dos labores a priori incompatibles… pero una mezcla de géneros que BlackRock reproduce sabiamente por toda Europa.

Asesor de los bancos centrales europeos
En 2011, el Banco Central de Irlanda decide recurrir, sin licitación ninguna, a BlackRock Solutions, la división del consejo de administración de fondos, con el fin de evaluar el estado de los seis principales bancos irlandeses. Tres de esas entidades acababan de ser rescatadas por el Estado para evitar la quiebra. Lastrada por las deudas, Irlanda tuvo que recurrir a Europa y al FMI para solicitar un plan de “rescate” de 85 millones de euros y quiere someterse a los stress tests para comprobar la solidez del panorama bancario por si surgen nuevos problemas.

Más tarde, ante diputados irlandeses algo reacios, el ministro de Finanzas de la época explicaba que había recurrido a BlackRock presionado por las instituciones internacionales que le habían prestado dinero a Irlanda, es decir, la famosa troika de la crisis del euro (BCE, la UE y el FMI). Fue una “misión gigantesca”, reconoció Larry Fink, “la mayor que nos ha confiado nunca un Gobierno”.

BlackRock Solutions, la delegación asesora, logra así nuevas referencias. Y en 2012 y en 2013 requirieron de nuevo sus servicios para evaluar las necesidades de capital de los bancos irlandeses. El 4 de noviembre de 2013, el fondo BlackRock compra el 3% de uno de estos bancos, Bank of Ireland, y señala que tiene 162.000 millones de euros de activos domiciliados en Irlanda.

En Grecia, también bajo la presión de la troika, el Banco Central de Grecia recurrió a BlackRock Solutions para diseccionar las carteras de préstamos de 18 bancos en 2011 y después de cuatro mayores en 2013. Prudente, BlackRock empleó un nombre falso, Solar, alquiló oficinas modestas en un barrio residencial de Atenas y puso escoltas armados a sus empleados. En 2015 llevó a cabo una última misión. Hoy, el gestor construye en Atenas un centro comercial por importe de 300 millones. Y posee participaciones en dos bancos, en el principal proveedor de energía y en la lotería nacional, en vías de privatización.

“Nada lleva a pensar que los empleados de BlackRock que vinieron a testear nuestros bancos transmitieran informaciones a otros de sus equipos”, dice un inversor en Atenas que pide permanecer en el anonimato. “BlackRock no habría corrido el riesgo de echar por tierra su reputación por tan poco”. Para él, el problema está más arriba. “Cuando asciendes en la escala jerárquica, terminas por llegar a un nivel donde accedes a informaciones de toda la empresa, lo mismo que al consejo de inversión”. Entonces, cuando Larry Fink se entrevista con un jefe de Estado griego, español o irlandés, ¿qué decide tratar, la parte de auditoría o la parte de inversión? ¿Y por qué no ambas, en función de sus intereses?

Esta ambivalencia termina por dar problemas. En España, cuatro de los principales promotores inmobiliarios tienen a BlackRock entre sus inversores, lo mismo que los seis principales bancos. En mayo de 2012, el Gobierno acudió a la compañía para evaluar los créditos dudosos y los activos inmobiliarios de sus entidades de crédito y sus necesidades de recapitalización. Diputados españoles vieron que podía existir un eventual conflicto de intereses, llevando al entonces ministro Luis de Guindos –hoy vicepresidente del BCE– a dar un giro total y a optar por la consultora alemana Roland Berger.

Algo similar sucedió en los Países Bajos cuando, en diciembre de 2012, el banco central recurrió a BlackRock Solutions para que analizase la cartera de préstamos del gigante bancario nacional ING y, después, en julio de 2013, el patrimonio inmobiliario del conjunto de bancos holandeses. Entonces BlackRock contaba ya con más del 5% de ING, a través de una veintena de filiales. A preguntas de un diputado, el ministro de Finanzas Jeroen Dijsselbloem –entonces también presidente del Eurogrupo– se justificó aludiendo a la existencia de una muralla infranqueable entre las actividades de asesoría y de gestión de fondos en BlackRock. Ironías de la suerte, para evitar cualquier conflicto de intereses, el banco central holandés había decidido en 2007 confiar la gestión del fondo de pensiones de sus asalariados a… BlackRock.



Puertas giratorias y lobby
Para ampliar su influencia en Europa, BlackRock se rodeó de personalidades conocidas. George Osborne, 46 años y ministro británico de Finanzas de 2010 a 2016 con David Cameron, dirige hoy la redacción del diario The Evening Standard y va una vez por semana a BlackRock como asesor. Su remuneración está a la altura de su fama: 650.000 libras (739.600 euros) anuales.

En los dos últimos años en el Ministerio, George Osborne se entrevistó en cinco ocasiones con responsables de BlackRock… mientras que reformaba las pensiones y permitía a los gestores de activos acceder a un mercado anual de 25.000 millones de libras. Rupert Harrison, su jefe de gabinete, también se dejó pervertir por el fondo. “Habida cuenta de su experiencia en la creación de la reciente reforma de las pensiones en Reino Unido, goza de una posición única para ayudarnos a desarrollar nuestra oferta a los jubilados”, decía sin ambages la empresa americana en un comunicado.

En Alemania, Friedrich Merz, ex jefe de la Unión Cristiano Demócrata en el Parlamento, el partido de Angela Merkel, gestiona actualmente la delegación local del gestor de activos de BlackRock. En Suiza, Philippe Hildebrand, ex director del banco central de Suiza, también fue contratado por la empresa y, en Grecia, BlackRock optaba por Paschalis Bouchoris, ex responsable de un programa gubernamental de privatización.

En cuanto a Francia, el presidente local se llama Jean-Francois Cirelli, ex asesor económico de Jacques Chirac, después director adjunto del gabinete de Jean-Pierre Raffarin. Dirigió Gaz de France, desde 2004, llevando al grupo a la privatización. En las últimas elecciones presidenciales, volvió al comité de campaña de Alain Juppé, lo mismo que el actual primer ministro Édouard Philippe.

¿Y en Bruselas? En 2010, BlackRock se estableció en 35 de la Plaza de Meeûs, frente a un parque donde se dirigen, a la hora de la comida, de lunes a viernes, cuando luce el sol, los funcionarios europeos. Según el registro de transparencia de la UE, BlackRock declaró haber gastado en 2012 unos 150.000 euros en actividad en Bruselas. En 2014 gastó diez veces más.

Entre noviembre de 2014 y marzo de 2018, el gestor norteamericano se dirigió en 33 ocasiones –y logró– una entrevista con miembros de la Comisión Europea. Según una fuente del Parlamento Europeo, BlackRock organiza también “jornadas informativas” destinadas a asistentes parlamentarios. “Para explicarles el funcionamiento de un producto o cómo fondos pasivos pueden servir para mejorar el crecimiento económico. A fin de cuentas, estos asistentes parlamentarios sabrán asesorar a los diputados de la mejor forma”, precisa dicha fuente.

Contra cualquier regulación
La profesora de macroeconomía de la Universidad del Oeste de Inglaterra (UWE) en Bristol, Daniela Gabor, ha seguido numerosos debates sobre la regulación de las finanzas desde 2013 cuando el comisario europeo de mercado interno y servicios Michel Barnier prometía reforzar las reglas del sistema financiero. “El comisario británico quería que la Comisión trabajase mano a mano con el sector financiero y cada vez que se organizaba un debate o una audición, allí estaba la gente de BlackRock”, recuerda Daniela Gabor.

“Entonces comprendí que ya no eran los bancos los que tenían poder, sino los administradores de fondos. Se nos repite a menudo que un gestor está ahí para colocar nuestro dinero, para la vejez… pero es mucho más que eso”, prosigue. “En mi opinión, BlackRock refleja la renuncia al Estado del bienestar. Su auge va parejo a los cambios estructurales en curso: cambios en las finanzas pero también en la naturaleza del contrato social que une a los ciudadanos y al Estado”.

Daniela Gabor explica que el Banco Central Europeo, que recurre a BlackRock para auditar a los bancos, no tiene poder alguno sobre esta empresa. “El argumento de BlackRock es sencillo: no realizamos financiación externa, no actuamos como los bancos por lo que no necesitamos ser regulados como una institución sistémica”. De hecho, BlackRock supera todos los radares. “Pueden ser regulados por razones consideradas microprudenciales, para proteger a sus clientes, pero no como institución financiera dirigida a garantizar una estabilidad financiera global”.



AMF y BlackRock, dos compañeros de ruta
En Francia, como cualquier gestor de activos, BlackRock debe declarar a la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) que supera cierto umbral –del 5% y después del 10%– de participación en una empresa que cotiza en la Bolsa de París. Además, la AMF comprueba la documentación comercial de sus productos financieros que se dirige a potenciales clientes. Y nada más. Un responsable de la Bolsa se sorprende ante nuestras preguntas sobre la debilidad de los controles al gestor. “Para sus actividades en Europa, BlackRock tiene su sede en Inglaterra, hay que dirigirse a ellos. Nosotros sólo ponemos el sello”.

Cuando, por ejemplo, BlackRock declara a la AMF que cuenta con el 5,16% del grupo Casino a través de dos filiales y, por otro lado, la base de datos financieros Thomson One, del grupo Thomson Reuters, dice que es del 9,66% a través de seis filiales diferentes. Lo mismo sucede con Safran (que figura en la AMF con un 6,22%, es decir, menos que el 9,03% indicado por Thomson One). Ante esta incoherencia de cifras, el regulador francés no responde. La misma rareza sucede con el regulador alemán con relación a empresas como Deutsche Wohnen, Vonovia, Deutsche Post, Bayer AG. Eso sí, la autoridad promete una “clarificación”.

Mientras la AMF parece poco exigente respecto a BlackRock, este no se priva de darle algunos consejos. “Invitamos a la AMF a reducir las barreras jurídicas” o “estaremos encantados de ayudar a la AMF a desarrollar un enfoque adaptado”, son algunas de las fórmulas que figuran en una carta dirigida en 2013 a las autoridades bursátiles. El objetivo es simple: evitar cualquier regulación.

Habitualmente, en las publicaciones de la AMF figuran investigaciones de BlackRock. La Carta mensual del Observatorio del Ahorro ofrece sondeos de BlackRock sobre el comportamiento de los ahorristas franceses. Los franceses, ¿son suficientemente confiados para invertir (junio 2016)? Las francesas, ¿ahorran más que los franceses (abril de 2016)? Los franceses, ¿preparan más las vacaciones o la jubilación (diciembre de 2013)? BlackRock tiene respuesta para todo.

En noviembre pasado, la AMF organizó una mesa redonda con el presidente de BlackRock France entre los participantes. Jean-François Cirelli subrayó: “Queremos que los reguladores nacionales mantengan esta proximidad al terreno. […] ¿Cómo se puede reforzar la idea ante nuestras autoridades públicas, ante nuestros clientes, de que hay que invertir en los mercados de capitales para la jubilación? ¿Cómo se puede sacar partido del post Brexit? La AMF publicó un informe sobre [la manera de] invertir a largo plazo en acciones y esto va en ese sentido”.

Atento a una reforma francesa del ahorro previsional de la que sacar provecho, BlackRock puede contar ya con Valdis Dombrovskis en el frente europeo. Este letón es comisario europeo para la estabilidad financiera, pero también uno de los vicepresidentes de la comisión. Está detrás del producto paneuropeo de capitalización individual (PEPP), una nueva categoría de productos de ahorro-jubilación anunciada para el próximo año en la Unión y actualmente en fase de experimentación ante los asalariados investigadores, del sector privado y del público. El programa, de aplicación voluntaria, se llama Resaver… y Valdis Dombrovskis confió a BlackRock la tarea de gestionar el ahorro de los participantes.



Conflicto de intereses
El poder de influencia que adquirió BlackRock en unos años sobre los Estados termina por plantear dudas. Sus múltiples papeles, también. Hay un aspecto que despierta más dudas: el poder “horizontal” que ha construido en algunos sectores –aeronáutico, construcción, licores, equipos eléctricos– a través de sus inversiones en las empresas. Encuentra rápido accionistas de todos los grandes del mismo sector. En química, por ejemplo, BlackRock domina a ambos lados del Atlántico con participaciones importantes –de entre el 5 y el 10%– en todos los grandes grupos mundiales de química: Bayer, BASF, DuPont, Monsanto, Linde y los franceses Arkema y Air Liquide. Estas empresas a priori competidoras se encuentran con un mismo accionariado que puede, en función de sus intereses, llevar a concentraciones, especializaciones, cesiones.

Esta situación no era objeto de debate hasta que dos economistas, José Azar y Martin Schmalz, de la Universidad de Michigan, publicaron un informe sobre el common ownership (propiedad común) en 2016. En su opinión, los clientes de BlackRock no tendrían nada que ganar si las empresas de las que es accionista se libra un combate sin cuartel. Los dos investigadores estudiaron el sector de la aviación comercial y constataron un acuerdo de alza del precio de los pasajes entre las cinco principales compañías aéreas americanas, en las que BlackRock y su competidor Vanguard tienen participaciones.

En Alemania, las Autoridades Reguladoras de la Competencia manifestaron sus dudas. “Existe un riesgo potencial significativo de deformar la competencia a través de accionariados horizontales, entre empresas del mismo sector económico”. En Francia, la Autoridad de la Competencia tira la pelota fuera: “No tenemos ningún trabajo de reflexión concreto en curso relativo a este asunto en estos momentos”. Pero el pasado 16 de febrero, la comisaria europea de Competencia Margrethe Vestager pronunciaba un discurso sobre el asunto y prometió iniciar un estudio para medir la magnitud de este accionariado horizontal.

Naturalmente, BlackRock preferiría estar alejado de estas polémicas y ofrecer el rostro de una empresa comprometida por el bienestar de la humanidad. En una carta enviada el 12 de enero a los jefes de las empresas de la que es accionista, Larry Fink invitaba a trabajar más activamente al servicio del bien común.

Por su parte, Jean-François Cirelli es miembro del comité Acción Pública 2022, creado por el primer ministro Édouard Philippe para reflexionar sobre los servicios públicos del futuro. Cuando se le pregunta por la naturaleza de su contribución, apunta al servicio público para acceder al empleo y el mecanismo de financiación complementaria de las pensiones. “Reflexiono sobre dos puntos. 1) ¿Qué hay que hacer para que el servicio de empleo responda aún mejor a las evoluciones del empleo y permita orientar mejor a los desocupados. 2) Las cotizaciones Agirc Arrco deberían estar percibidas por la l’Urssaf [organismo de la Seguridad Social] que recauda ya más de 400.000 millones en lugar de dejar que Agirc Arrco lo recaude por sí mismo”. Y añade: “Y confirmo, no hay nada de BlackRock en ello. Además, he escogido a propósito ocuparme de asuntos sin conflicto de intereses…”



Joran Pouille. Artículo publicado en París por MediaPart el 9 de mayo de 2018. Jordan Pouille integra el colectivo Investigate Europe, grupo de diez periodistas freelance que realizan juntos investigaciones en Europa. Fue reproducido en España por InfoLibre, en traducción de Mariola Moreno)

viernes, 25 de mayo de 2018

25 de mayo: la marcha contra el FMI en imagenes.


Ahí estuvo Macrilandia: En el 208 aniversario de la Revolución de Mayo, el 25 de mayo de 2018, mientras el presidente hizo su protocolo oficial rodeado de vallas en los alrededores de la cercada Plaza de Mayo, a pocas cuadras miles de personas expresaron en el Obelisco de Buenos Aires su rechazo al acuerdo que el gobierno de Macri negocia con el Fondo Monetario Internacional y a la profundización del ajuste.

La multitud, movilizada bajo la consigna la “La Patria está en peligro” a instancias de organizaciones sociales, gremiales y políticas que llamaron a manifestarse en el marco de la celebración del 25 de Mayo, colmó la Avenida 9 de Julio y cantó el Himno Nacional para cerrar la concentración. Desde el palco se leyó antes un documento en el que se defendió el valor de lo público, se expresaron críticas al gobierno nacional y se plantearon diversas reivindicaciones.

La lectura del documento fue el momento culminante de una movilización que comenzó poco después del mediodía, cuando las columnas de las distintas organizaciones convocantes y también la gente que se sumó en forma individual empezaron a poblar la Avenida 9 de Julio. La postal contrastó con la de la Plaza de Mayo vallada horas antes, cuando Macri se trasladó desde la Casa de Gobierno a la Catedral rodeado de funcionarios y fuerzas de seguridad y lejos de la gente.

Muchos marcharon hacia el Obelisco con banderas argentinas; otros llevaron las de agrupaciones partidarias. El hit del verano (MMLPQTP) se cantó una y otra vez desde temprano y volvió a escucharse apenas terminaron los últimos acordes del Himno Nacional, que marcó el cierre de la movilización. En el escenario lo entonaron, entre otros, actores, Madres de Plaza de Mayo y Sergio Maldonado.

Los actores Osmar Núñez y Paola Barrientos alternaron la lectura de un texto que fue consensuado por los diferentes convocantes a la manifestación.

PROCLAMA POPULAR DEL 25 DE MAYO DE 2018

LA PATRIA ESTÁ EN PELIGRO

El 25 de Mayo de 1810 las mujeres y los hombres que habitaban este suelo fueron protagonistas de la gesta revolucionaria que marcara a fuego los destinos de nuestra historia. Se trataba de defender y organizar un Pueblo ansioso de construir un destino común de Patria. Pero, 208 años después, una vez más, la Patria está en peligro. Y nosotras y nosotros, mujeres y hombres de la Patria, sabemos de qué se trata. Por eso:

Rechazamos los acuerdos de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional, su modelo de dependencia política y económica con las grandes potencias extranjeras que están reeditando en nuestro continente, un plan sistemático que sólo ofrece a las mayorías populares un destino de miseria planificada. Rechazamos el endeudamiento externo que significa una cadena de dependencia sobre nuestro pueblo.

Rechazamos los acuerdos de libre mercado que Mauricio Macri y los gerentes corporativos que gobiernan la Argentina andan mendigando por Estados Unidos y Europa. Rechazamos la apertura irrestricta de las importaciones, el fomento de la concentración económica en un puñado de multinacionales y la matriz especulativa con la que intentan destrozar el aparato productivo e industrial para direccionar los beneficios económicos a los que especulan en la city porteña.

Rechazamos el salvaje tarifazo impuesto sobre los servicios públicos esenciales, que condena la producción nacional y obliga a nuestro pueblo a decidir entre pagar una factura o poner un plato de comida sobre la mesa.

Rechazamos la reforma laboral con la que sigue amenazando el gobierno en el Congreso.

Rechazamos el ajuste sobre el salario real por el camino de una devaluación especulativa y los topes paritarios. Rechazamos el proceso de flexibilización laboral iniciado al hacer crecer los niveles de desocupación, por mentirosos que sean los índices que nos ofrecen. La desocupación es un crimen.

Rechazamos la reforma previsional que ha licuado los ingresos de jubilados y pensionados, que inicia una privatización encubierta del sistema previsional argentino. Rechazamos las medidas tomadas por este gobierno para meter mano en el Fondo de Garantías del Anses y especular con la plata de las trabajadoras y trabajadores.

Rechazamos el ajuste brutal sobre los programas de empleo, la eliminación de los programas de vivienda, la destrucción del modelo cooperativo como herramienta de organización económica del trabajo, el recorte de los ingresos populares garantizados por el derecho conferido en la Asignación Universal por Hijo.

Rechazamos el desfinanciamiento educativo, el disciplinamiento del salario docente, el ataque a sus organizaciones gremiales y la persecución a la organización estudiantil.

Rechazamos el discurso negacionista del gobierno y su intento de imponer nuevamente la teoría de los dos demonios.

Rechazamos la radicalización de la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad y la aplicación de la “doctrina Chocobar”

Rechazamos el ataque a las comunidades de nuestros pueblos originarios y el avasallamiento de sus derechos sobre tierras y cultura ancestrales.

Defendemos la capacidad creativa de nuestro pueblo que se ha inventado su propio trabajo, su capacidad de organización colectiva en cooperativas de la economía popular. Defendemos la organización comunitaria, social, barrial y su profunda participación en la vida política.

Defendemos el trabajo digno, que genera las riquezas reales de nuestra Patria. Y para ello, defendemos a nuestras trabajadoras y nuestros trabajadores, a sus organizaciones gremiales, a su protagonismo político en la batalla por la distribución de la riqueza. Defendemos los derechos laborales conquistados, las paritarias libres y avanzamos hacia su efectiva participación en las ganancias.

Reafirmamos la necesidad de defender la producción y el desarrollo industrial de nuestra Nación, protegiendo el desarrollo de las economías regionales que le dan vitalidad económica a un federalismo amenazado por los programas de saqueo de nuestras riquezas en el suelo y subsuelo de la Nación.

Defendemos a nuestras pibas y a nuestros pibes, su derecho a una educación pública, gratuita y de calidad.

Defendemos nuestro grito “Ni Una Menos”, porque enfrenta y sacude las entrañas de la cultura patriarcal dominante. Avanzar hacia la paridad de género en términos políticos, económicos, sociales y culturales, es una premisa ineludible para consolidar una Patria justa.

Defendemos el Estado, sus trabajadoras y trabajadores, para que las corporaciones económicas no decidan por nosotros.

Defendemos la libertad de expresión y la comunicación popular, para que esas corporaciones económicas no concentren el mapa de medios en pocas manos y digiten la construcción de un pensamiento único que legitime los programas de ajuste y saqueo.

Defendemos las políticas públicas de memoria y lo conquistado en más de 40 años de lucha. Defendemos los juicios a los responsables del terrorismo de Estado y sus cómplices civiles reafirmamos que el único lugar para los genocidas es la cárcel común. Seguimos exigiendo justicia para Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Defendemos la democracia, como herramienta para decidir nuestro futuro y rechazamos la persecución política a la militancia popular. Seguiremos exigiendo la inmediata libertad de todos y todas los presos y presas políticas de la Argentina.

Defendemos la política como herramienta transformadora de la realidad. Abrazamos la verdad, para que nunca más, por el camino de la mentira, un proyecto económico de miseria se pueda alzar con el gobierno, y lo ejerza con cinismo, hipocresía y represión.

Reafirmamos la necesidad de integrar nuestro destino con el de los pueblos de nuestra Patria Grande. Nuestra Patria es América, gritamos los que supimos enfrentar al colonialismo y al Plan Cóndor.

Somos un pueblo digno, con mucha memoria y sabemos de qué se trata todo esto que padecemos: el colonialismo neoliberal sólo puede ofrecernos un destino miserable para las mayorías populares. Por eso nos enfrentamos al gobierno de Mauricio Macri, por el camino de la democracia, en las calles y los haremos también en las urnas.

En ese camino, y con estas reivindicaciones y desde estos principios, nos disponemos a forjar la unidad necesaria para construir definitivamente la Patria que soñamos.




















jueves, 24 de mayo de 2018

UCA: la pobreza infantil aumentó al 62,8%.


El último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) refleja que entre el 2016 y el 2017 la pobreza infantil pasó del 60,4% al 62,5%, es decir, creció un 2,1%. Esto implica que hoy en la Argentina hay 8 millones de niños pobres, es decir, con algún tipo de privación en su vida diaria.

El índice tuvo en cuenta la alimentación, el acceso al agua corriente, el tipo de vivienda que habitan, la salud y educación, entre otros aspectos.

Según el informe, algo más de seis de cada diez niños, niñas y adolescentes hasta 17 años en Argentina “son estructuralmente pobres”.

Para el Observatorio de la Deuda Social, sin embargo, el dato “más preocupante” es el crecimiento de dos puntos porcentuales de 2016 a 2017 en la cantidad de habitantes en esa situación.

Además, la UCA sostuvo que uno de cada diez menores vive en un hogar “vulnerable en términos de acceso a los alimentos”.

La situación de los menores de 0 a 17 años se agravó el año pasado en nuestro país y la tendencia indica que esto se mantendrá o que se agravará.

Si se toman los datos más actualizados de la UCA con una muestra más abarcativa del último trimestre del 2017 se observa que la intensidad de privaciones en los menores llegó al 65%.

Mediante esta última muestra actualizada, el informe señala que ya no son 8 millones de chicos privados de algún derecho sino que estos pasan a ser 8.255.000 en todo el país.

“Hay muchas variables para explicar estos resultados alarmantes: que la pobreza por ingresos en una familia puede bajar pero que en la estructura familiar que impacta realmente en los chicos siguen existiendo privaciones graves de vivienda digna, de alimentación o de acceso a la salud”, explicó Ianina Tuñon, coordinadora del estudio sobre pobreza infantil que realizó el Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Abril 2018: La mayor fuga mensual de capitales desde 2001.


El balance cambiario publicado (21.05.2018) por el Banco Central de Argentina (BCRA) señala que en abril (2018) se dió la mayor salida de capitales financieros en un mes, en los últimos 17 años, es decir desde 2001.

El informe muestra que la cuenta cambiaria que registra el movimiento de capitales cerró con un rojo total de US$4273 millones, condicionada por los egresos netos de US$3939 millones del sector privado no financiero y de US$1672 millones del sector financiero, que fueron "parcialmente compensados por los ingresos netos de US$1488 millones que hizo el sector público" para tratar de minimizar los daños que la brutal salida de capitales estaba causando a la economía.

Abril (2018) fue además el mes de mayor caída en las reservas del BCRA (US$5217 millones) desde octubre de 2015. En realidad, del BCRA se fueron US$7856 millones, pero la pérdida de reservas fue menor porque hubo ingresos por US$2753 millones por préstamos tomados del exterior.o.

Alejandro Carnero.

martes, 22 de mayo de 2018

El salario mínimo en dólares cayó 34,8% en la era Macri.


Argentina descendió de la primera a la cuarta posición en el ranking regional de salarios mínimos en dólares, según un del Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV.

“Tras la suba de la moneda estadounidense se espera una fuerte presión inflacionaria que termine impactando negativamente en la producción y en el poder adquisitivo de la población”, subrayó el economista Santiago Fraschina.

De esta manera, el salto del dólar reconfiguró el panorama de la economía local.

En variaciones porcentuales, se trata de una merma del 34,8% en el salario mínimo local medido en moneda dura, en dos años y medio. Considerando sólo el último año, el retroceso es del 27%.


El abrupto salto en el tipo de cambio no es un resultado aislado, ni un subproducto exógeno causado por el contexto internacional.

“Buena parte de este fenómeno se explica por la brusca devaluación”, apuntó el informe económico, y subraya luego que nuestro país fue el segundo que más desvalorizó su moneda (-22,4%), sólo detrás de Venezuela, en el último mes.

“Siendo nuestra región una de las más ávidas del mundo en materia de necesidades de financiamiento, la competencia por inversiones tiene efectos sobre los parámetros institucionales de competitividad: administraciones de corte liberal propician procesos de reducción de salarios como herramienta para ‘tentar’ capitales productivos”, resaltó el documento de la UNDAV.

De esta manera, Uruguay (USD 452) queda en la primera posición en el ranking regional de los salarios mínimos, mientras que Chile (USD 443) lo secunda y Ecuador (USD 386) se ubica tercero.

Argentina (USD 384) quedó más cerca de países como Paraguay (USD 366), Bolivia (USD 298), Perú (USD 285), Colombia (USD 277) y Brasil (USD 263).


En el fondo de la lista está Venezuela que, con el proceso de hiperinflación y la pérdida de referencia de un dólar oficial, se debió tomar un dólar paralelo que da un salario mínimo en dólares irrisorio debido al constante retraso en la actualización de dicha medida salarial.

La apertura comercial irrestricta, la liberalización de la cuenta de capitales y un proceso de “recomposición” en el cuadro tarifario de servicios públicos signan la mayor fuente de volatilidad nominal de los últimos años.

lunes, 21 de mayo de 2018

Caputo: "El mercado y el FMI quieren lo mismo que nosotros..."


Mientras se propaga el aumento de precios a partir de la última devaluación, se difunde la profunda caída de imagen de Macri y sus satélites y se multiplican las convocatorias a marchar al obelisco contra el FMI, el ministro de Finanzas Luis Caputo, el mismo que olvidara declarar sus cuentas off shore, asiste al Business Future of the Americas,  evento organizado por la Cámara de comercio de EE.UU.(AmCham) en Argentina.

Allí el hombre fue recibido por el reportero Facundo Gómez Minujin, presidente de la filial local de JP Morgan, como "el artífice de lograr detener las turbulencias cambiaras de las últimas semanas". Inmediatamente el público (empresarios) aplaudió al muchacho off shore como a un jugador de “Champions League”.

No sólo Caputo fue aplaudido por el megaendeudamiento sino que comenzó a explayarse sobre las maniobras de una administración que cada vez es más endeble y rechazada desde todos los sectores.

"La situación se había puesto más complicada en general. Nos parece que era nuestra obligación mostrar una respuesta rápida. Estamos eliminando esas dudas lógicas que hubo en el último mes y medio, que eran cómo nos íbamos a financiar y a qué tasas", comentó.

Pero el momento príncipe de la exposición fue cuando Gómez Minujin le preguntó por qué no accedieron antes al Fondo (FMI).

Caputo respondió que cuando asumieron habían decidido "hacer una aproximación gradual al equilibrio fiscal" y agregó que "heredamos una situación política, económica y social que nos hacía muy dificultoso elegir otro camino que no fuera esta convergencia gradual. No estaban dadas las condiciones para hacer una convergencia mayor a la que estábamos haciendo. El mercado en ese momento sí financiaba ese gradualismo. Tal vez el Fondo nos hubiera pedido una mayor velocidad".

De alguna manera se entiende. El traspaso de recursos de las clases medias bajas a las elites empresariales lleva tiempo. Las quitas de retenciones, las condonaciones, la devaluación, los tarifazos, las reformas previsionales, laborales e impositivas y el resto de medidas regresivas y concentradas apuntadas al favorecimiento de las empresas no podían llevarse a cabo en un solo shock económico si la pretensión es que las reformas sean perdurables bajo un manto de cierta legitimación. A ese traspaso de recursos por el que el Estado argentino deja de percibir dinero en pos de beneficiar a las empresas estos muchachos lo llaman “desequilibrio fiscal”, algo así como gastar más de lo que se gana o tiene.

Y aquí viene la frutilla de Caputo en su triste exposición, donde llama “convergencia” al equilibrio fiscal:

"Hoy el mercado nos va a estar pidiendo lo mismo que el FMI y es lo mismo que queremos nosotros. Todos queremos llegar a la convergencia. Nos conviene más ir al Fondo porque aseguramos dos cosas: el financiamiento, que no está necesariamente asegurado en los próximos años, y a mejores tasas".



Alejandro Carnero

La nueva devaluación ya se tradujo en fuertes aumentos en insumos y bienes.


La persistente devaluación del peso a lo largo de las últimas semanas ya tuvo fuerte impacto en los precios. A nivel mayorista, el trigo, los envases de aluminio y plástico, los materiales de la construcción, insumos metalúrgicos, componentes de motos y autos, hilados, cueros para procesar y tintas y papel, entre otros, presentan subas alineadas al dólar o incluso en algunos casos por encima del movimiento cambiario. En el segmento minorista, harina, pan, fideos, aceite de mesa, azúcar, arroz, impresiones gráficas, manufacturas del cuero y ropa, por ejemplo, tuvieron impacto en lo que va del mes. El efecto sobre los precios va a continuar en las próximas semanas, incluso si el dólar encontrara un nuevo precio estable, cosa que hasta ahora no sucedió.

En las góndolas
Este diario accedió a varios listados de precios de hace tres semanas en grandes cadenas de supermercados de la Ciudad de Buenos Aires y los comparó con los valores actuales de las góndolas. El aceite de girasol Cañuelas de 1,5 lts avanzó en Coto de 57,20 a 62,20 pesos (8,7 por ciento), mientras que el Natura lo hizo en Carrefour de 59 a 68 pesos (15 por ciento). El arroz fino Ala de 1 kg se incrementó en Plaza Vea de 20 a 20,80 (4 por ciento), el azúcar Ledesma, de 23 a 24 pesos (4,3 por ciento) y la manteca Sancor de 200 gramos lo hizo de 50 a 54 pesos (un 8 por ciento). En Coto, el agua Glaciar de 1,5 lts subió de 22 a 25,50 pesos, un 15,9 por ciento y en Carrefour, la cerveza Stella Artois avanzó de 63 a 73 pesos, un 15 por ciento.

Un caso extremo fue el de la harina. El paquete de un kilo 000 de La Favorita subió de 11,99 a 17,75 pesos, mientras que la versión 0000 lo hizo de 18,99 a 28,05 pesos, en ambos casos se trata de subas del 48 por ciento. Las panaderías también acusaron recibo de este movimiento. “En abril, la bolsa de harina estaba a 400 pesos y hoy cotiza 600 pesos según el molino, es una suba del 50 por ciento. Esto se explica por el dólar y porque los molinos no tienen trigo porque los del campo están especulando”, explicó Emilio Majori, de la Federación Panaderil de la provincia de Buenos Aires. El kilo de pan subió en estos días un 25%, agregó el dirigente.

El trigo cotiza en dólares porque es un bien exportable, lo cual impacta de lleno en el precio de la bolsa de harina. La suba del dólar junto a la escasez de trigo por retención de la cosecha afectó a los precios internos. Esto también se trasladó a productos derivados, como los fideos, que subieron entre un 3 y un 7 por ciento en los distintos supermercados. “Hay subas de alrededor del 6 por ciento en productos de limpieza, también aumentos en enlatados, carnes, lácteos y perfumería. Lo único que amortigua a los precios es que el consumo está bajo”, indicó a este diario Héctor Polino, director de Consumidores Libres, que hace un relevamiento quincenal de precios. Entre los detergentes, el Ala Plus de 750cc subió en el último mes de 24,60 a 26,60 pesos, un 8,1 por ciento, mientras que el Magistral lo hizo de 42,10 a 46,40 pesos (10,2 por ciento). La pasta de dientes Colgate avanzó 9,2 por ciento, de 65 a 71 pesos. “Los precios van a seguir moviéndose mucho la semana que viene”, estimó Polino.

Alberto Williams, de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Ciudad de Buenos Aires, comentó a este diario que “la carne viene en suba desde hace un mes. Pasó de 82 a unos 87 pesos (por kg) la media res -7,3 por ciento-”, mientras que Roberto Domenech, del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas, explicó que “los costos subieron por el movimiento del maíz y de la soja, tanto por la sequía como por el dólar. Representan el 70 por ciento del costo del alimento balanceado, que es el 50 por ciento del costo del pollo”.

A la par del dólar
“La mayoría de los hilados subieron a la par del dólar, así como las anilinas, que son la base para darle color y terminación a la tela”, dijo Marco Meloni, fabricante de telas y confecciones. Los hilados más utilizados en la industria textil acumulan en el último mes una suba del 27,5 por ciento. Por su parte, Ariel Aguilar, titular de la cámara de marroquineros, señaló que “el cuero se vende a 20 dólares, antes y después de la devaluación”. Desde Gráfica Patricios detallaron que “cuando sube el dólar, sube el papel: las papeleras primero aumentaron un 11 por ciento y luego otro 7% hasta la semana pasada. Terminaremos el mes con un aumento del 20%”.

Entre los fabricantes de productos para la construcción describen que los insumos se mueven a precio dolarizado. Se trata de empresas usualmente oligopólicas o directamente monopólicas en sectores como aluminio, hierro y cemento. En algunos casos, calculan el dólar directamente a 26 pesos. Los fabricantes de productos metalúrgicos también registran aumentos de costos de insumos en línea con el movimiento del dólar. Desde una de las principales fábricas de motos del país indicaron a este diario que “el componente importado es del 70 por ciento, con lo cual la incidencia es muy fuerte. No podemos trasladar todo al consumidor porque no vamos a vender nada, pasaremos un tiempo con baja de la rentabilidad”. Uno de los primeros fabricantes de línea blanca explicó que “el impacto del dólar sobre los insumos es del 50 por ciento, o sea que una devaluación del 20 por ciento eleva los costos en un 10 por ciento. Si se tiene en cuenta el costo total, el impacto de la suba del dólar es del 6 por ciento”.

“La incidencia de la devaluación en el precio de los insumos es muy alta ya que son en su gran mayoría de origen importado. Se está haciendo el mayor esfuerzo posible para que ese traslado a precios sea el menor posible”, dijo Federico Hellemeyer, director ejecutivo de Afarte (que agrupa a las empresas electrónicas de Tierra del Fuego). Carlos Simone, de la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (Camoca) dijo que “el dólar afecta en forma directa y proporcional. Las promociones a través del e-commerce permitieron disimular los precios en los últimos días, pero a partir de la semana que viene comienza otra etapa”.

Concentración y traslado
Salvo en el caso de los supermercados y otras empresas grandes, el traslado final a los precios minoristas está mediado por la capacidad de la empresa de mantener su cuota de mercado, en un contexto de deterioro de las ventas e incremento de importaciones. Según la CAME, en abril las ventas minoristas de las pymes cayeron un 3 por ciento respecto de 2017, y en la comparación del primer cuatrimestre con el mismo período del año pasado, la merma es del 1,9 por ciento. Según el Indec, las compras en los supermercados muestran en el primer trimestre un crecimiento interanual en términos constantes del 1,8 por ciento, aunque la consultora KantarWorldpanel midió una baja del 1 por ciento y tiene, para todo el año, una proyección de caída del 0,5 por ciento.

En la medida en que el aumento de los precios internos a partir del movimiento del dólar es una realidad entre los grandes fabricantes e importadores, y ni salarios ni jubilaciones se van a recomponer en el corto plazo, el resultado será un mix entre pérdida del poder adquisitivo y caída de la rentabilidad en pymes, según resulta del panorama que presentan los diferentes sectores.

Javier Lewkowicz