sábado, 1 de abril de 2017

Nuevo tarifazo de gas.


Desde hoy rigen las nuevas tarifas para el servicio del gas, con subas promedio que el Gobierno calculó en el orden del 36% para los usuarios de menor consumo, aunque con respecto al último invierno el aumento acumulado llegará al 400% porque el ajuste anterior había sido en octubre. 

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, ratificó el sendero de quita de subsidios en el precio del gas que afrontan los usuarios y confirmó que fue desdoblado el aumento para el segmento de transporte y distribución, de modo que a fin de año y en abril de 2018 habrá nuevos incrementos de relevancia en las boletas. 


Una parte del aumento de las boletas desde abril se explica por la quita de subsidios en el precio del gas que abonan los usuarios según el sendero de precios previsto por el Gobierno. Ese incremento va de 3,42 a 3,77 dólares el millón de BTU, lo que implica una reducción del subsidio estatal del 50 al 45% del precio promedio que se paga por el gas a las petroleras. 

El incremento de la boleta también está determinado por el aumento en la retribución para las empresas de transporte y distribución que se definió luego de la audiencia pública. Se calcula que el 40% de la boleta corresponde al precio del gas, el 32% a transporte y distribución y el resto son impuestos. 

El programa de quita de subsidios en el precio del gas contempla dos aumentos anuales hasta fines de 2019. Lo que confirmó Aranguren es que, al igual que el presente incremento, los próximos dos también serán fuertes. Otras variables que inciden en las tarifas, tal como las concibe el actual Gobierno, es la evolución del tipo de cambio y la inflación.

El Ministerio de Energía presentó los porcentajes de aumento por categoría de usuario que aplican desde hoy en relación a los importes que se pagaron desde octubre, cuando empezó a regir la primera suba tarifaria. Para el segmento de menor consumo, de 25 metros cúbicos promedio mensual, el incremento va de 94 a 127 pesos (una suba del 35%); para el consumo de 56 metros cúbicos, de 175 a 239 pesos mensuales (36%); para 70 metros cúbicos, de 226 a 309 pesos (36%) y para 85 metros cúbicos, de 281 a 384 (36%). 

Sin embargo, esa descripción de precios es limitada porque el año pasado, a raíz los amparos y el fallo de la Corte Suprema, las nuevas tarifas comenzaron a regir en octubre de 2016, cuando las bajas temperaturas aflojaron, al igual que el consumo de gas. Como el primer aumento no se aplicó durante el invierno sino durante los meses de menor consumo, las subas porcentuales planteadas por el Gobierno, calculadas manteniendo el nivel de consumo, son virtuales. 


Los datos que recopiló Pedro Bussetti, de Defensa de Usuarios y Consumidores, muestran que un usuario cuyo consumo fue de 50 metros cúbicos pagó durante el invierno pasado 38 pesos por mes y ahora pasa a 193 pesos, un incremento del 407%. 

En el caso de un usuario cuyo consumo es de 100 metros cúbicos por mes, la boleta en el lapso de un año sube de 61,50 a 326 pesos (430%). La magnitud del aumento final estará relacionado a las temperaturas. Aranguren recordó que alrededor de 2 millones de usuarios tienen acceso a la tarifa social, que bonifica el precio del gas. El beneficio tiene especial impacto en San Luis (39% de los usuarios), La Pampa y Salta (31%) y Buenos Aires (30% de los hogares). De este modo, la tesitura PRO de subsidiar la más pobre de las franjas funciona como publicidad progresista mientras reduce y carcome el presupuesto del resto de la población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario